Cantavieja


Cantavieja fue uno de los enclaves históricos de mayor relevancia del Maestrazgo turolense durante la Edad Media. En el territorio donde se asienta se han hallado restos de un poblado ibero, después romano y de la ocupación musulmana. Sin embargo su desarrollo se produce en 1169 cuando es conquistada por Alfonso II pasando, treinta años después, a ser propiedad de la Orden del Temple. Desde 1981 posee la declaración de Conjunto Histórico en reconocimiento a la arquitectura, testigo de su historia, que todavía conserva.

En un alto se eleva el Castillo de Cantavieja que presenta una peculiar planta triangular. Es el edificio de más antigüedad de la villa, conquistado a los musulmanes antes de su fundación. Sufrió grandes daños en el siglo XIX durante las guerras carlistas y en ese momento se reforma y se construye la ermita del Calvario en un torreón circular.

La importancia política y religiosa que alcanza Cantavieja durante la Edad Media y el Renacimiento están patentes en su Plaza Mayor. En este espacio se concentran el Ayuntamiento y la iglesia parroquial de la Asunción. El edificio que alberga el consistorio fue construido en el siglo XVI y en él perviven elementos propios de la arquitectura gótico renacentista aragonesa como los ventanales de su fachada, entre los que se dispone el escudo de la ciudad, o el artesonado de su cubierta interior. La iglesia de la Asunción también posee una portada y un pórtico góticos, mientras que su estructura actual es fruto de una ampliación realizada entre 1730 y 1745, que le otorgó mayor monumentalidad. En la misma plaza se sitúan la Casa Osset o casa Bayle y la Casa del rector, ambas construidas durante el medievo.

Legado de la Orden de San Juan es la iglesia gótica de San Miguel, una obra de del siglo XIV junto a la que se edificó el Hospital de San Roque. En el interior de la iglesia hay ejemplos de decoración mudéjar y un interesante sarcófago que contiene los restos de un caballero de la orden. Junto al antiguo hospital se instaló un convento en 1775. Se encuentran al final de la calle San Miguel, desde la que se accede además a la Plaza Aula y al Mirador de El Portillo sobre la antigua muralla.

En el siglo XVIII se amplía el conjunto monumental con nuevas edificaciones religiosas como la ermita de Loreto. Y en el siglo XIX, debido a la Guerra Carlista, se dota a la antigua muralla de Cantavieja de nuevos espacios para albergar a las tropas. En la calle del Horno se puede contemplar todavía parte de estos muros que en la actualidad acogen sedes culturales como el Museo del Carlismo y la oficina de turismo. Muchas de las viviendas de la Plaza de España se instalaron dentro del recinto amurallado incluso en los torreones circulares.

Hoy Cantavieja es una bella localidad de gran interés turístico y cultural incluida dentro del Parque Cultural del Maestrazgo.



Historia

El término donde se funda Cantavieja se halla poblado desde el Paleolítico. Fue lugar de asentamiento del pueblo ibero y más tarde romanizado. Los musulmanes consideraron este enclave estratégico y levantaron una fortaleza conquistada por Alfonso II en 1169. En 1197 pasa a pertenecer a la Orden del Temple que le otorga su Carta de Puebla en 1225, privilegio que los habitantes de Cantavieja pagarán participando en la resistencia ante la persecución y disolución de la Orden del Temple. Como cabeza de una encomienda de los templarios tuvo a su cargo otras poblaciones como Cañada, La Cuba, La Iglesuela, Mirambel, Tronchón y Villarluengo. Posteriormente fue administrada por la Orden de San Juan.

Siglo XVI al Siglo XVIII

Durante los siglos XVI y XVII el desarrollo de la población de Cantavieja, y por tanto de su patrimonio arquitectónico, es un hecho motivado por la creciente actividad ganadera y al comercio de la lana.

Siglo XIX

El siglo XIX le devuelve el protagonismo político en la zona del Maestrazgo, convirtiéndose en el centro militar de la ofensiva carlista. Durante la primera Guerra Carlista, iniciada en 1833, es una plaza comandada por el General Cabrera. Se fortifica frente a los ataques liberales que logran tomarla en 1836 para ser de nuevo conquistada por el General Cabañero. El ejército carlista se retira en 1840.

Declaración, Siglo XX al Siglo XXI

El siglo XX supone el reconocimiento a su interés histórico y cultural como villa declarada Conjunto Histórico en 1981. Forma parte del Parque Cultural del Maestrazgo junto con otros conjuntos históricos, lo que ha permitido su desarrollo turístico.



Bibliografía

CASTELLS Y CASTRO. El Maestrazgo, La invención de una belleza sobrenatural, Zaragoza, 2002.

URCELAY, JAVIER. Cabrera: el tigre del Maestrazgo. El Carlismo entre el Antiguo Régimen y la Restauración, Ed. Ariel, Barcelona, 2006.

VV.AA. El Maestrazgo, Colección Rutas CAI, CAI-PRAMES, Zaragoza, 2004.

Fuente:

www.patrimonioculturaldearagon.es



Asociación para el Desarrollo del Maestrazgo C/ del Pueyo, 33. 44556 Molinos (Teruel)

Teléfono de contacto: 978849713

E-mail: parquecultural@maestrazgo.org

Web de contacto: http://www.maestrazgo.org

Oficina de Turismo de Cantavieja