Albarracín


Albarracín es un núcleo urbano que se comunica con las ciudades de Teruel, Valencia, Cuenca y Zaragoza. Se sitúa en la cuenca del río Guadalaviar, en el sistema ibérico y más concretamente en la Sierra de Albarracín. Gracias a esta situación geográfica su entorno constituye un paraje geológico y natural de gran belleza y relevancia.

La Sierra de Albarracín fue poblada en el periodo Epipaleolítico por cazadores y recolectores que dejaron testimonios como las pinturas rupestres de estilo levantino halladas en Albarracín e incluidas en la declaración de Patrimonio Mundial del arte rupestre levantino. Esta declaración propició la creación del Parque Cultural de Albarracín.

Hacia el siglo II a.C. se produce la romanización de asentamientos celtibéricos de la zona. De esta época se conserva parte trazado de arquerías y galerías excavadas en la roca de  un acueducto romano que comunicaba Albarracín con el municipio de Cella, construido probablemente durante el siglo I.

Parece estar constatado la fundación de la ciudad de Albarracín sobre una villa romana  que contó en época visigoda con una iglesia dedicada a Santa María. La Iglesia de Santa María de Levante fue sustituida por otra de fábrica medieval y levantada de nueva planta en 1567 por Quinto Pierres Vedel.

Fue gobernada por los Beni Razín durante la dominación musulmana. Testimonios de este periodo histórico son el torreón del Andador, la Alcazaba y la torre del Agua. La Edad Media será uno de los periodos de mayor desarrollo económico y arquitectónico. Destacan la muralla, cuyos restos más antiguos datan del siglo XI, y el castillo de El Andador. La Catedral de El Salvador se construyó en el siglo XIII en estilo gótico y se reformó en el siglo XVI. Anexo a la catedral se edificó el Palacio episcopal cuya actual fachada de estilo barroco, se incorporó en el siglo XVII.

Durante la Edad Moderna, fruto del desarrollo económico de la ciudad se construyen  caserones y palacetes hoy conservados. Los más importantes se encuentran en torno a la plaza de Santa María, hoy plaza Mayor, como son la Casa Consistorial o la casa de Jun Gómez. De la plaza parte la calle de Azagra, en la que se disponen las denominadas "casas colgantes" y tres importantes casas señoriales: la casa de los Dolz de Espejo, el palacio de los Navarro de Arzuriaga y la casa de la Brigadiera, convertida en el actual Hotel Albarracín. En cuanto a arquitectura religiosa de este periodo destacan el monasterio de San Bruno y el de San Esteban.

Entre los siglos XVII y XVIII se construyen además la iglesia de Santiago muy cerca de la Fuente medicinal del "Chorro" y la ermita de la Vega que conserva en su interior la talla de una Virgen románica. Barroco es también el colegio de Los Escolapios.

Es de destacar la existencia de importantes instituciones como el Museo del juguete y el Museo Diocesano.

Historia

Origen, Siglo VII a.C.

Durante el Epipaleolítico, hacia el año 6000 a.C., se asientan en la sierra de Albarracín pueblos cazadores y recolectores. Durante la I Edad del Hierro, tras la revolución neolítica, se crean los primeros núcleos poblacionales en el territorio y el desarrollo de industrias cerámicas y la agricultura.

Siglo VI a.C. al Siglo I a.C.

Se tiene constancia de poblamientos celtibéricos ente el siglo VI y el siglo I a.C., como el denominado Lobetum, en el centro de la Sierra de Albarracín.

Siglo I a.C. al Siglo VII d.C.

Tras la toma de Numancia por los romano en el año 133 a.C. se produce la romanización de la zona. La Actual Albarracín se levanta sobre una Villa romana. Durante el reinado de los Visigodos se edificó un templo dedicado a Santa María, por lo que la población pasó a llamarse, según fuentes literarias, Santa María de Levante.

Siglo VIII al Siglo XI

En el año 711 se produce la invasión musulmana de la Península y la desaparición del reino Visigodo. En la Sierra de Albarracín, debido a su situación geográfica, se asientan un grupo de bereberes de la tribu de Ibn Razín, del que tomará el nombre la nueva Albarracín, pasando a llamarse Santa María de Ibn Razín. Se convertirá en un reino independiente del califato de Córdoba.  Su último dirigente árabe será Abdelmélic, que consiguió mantenerla como reino libre. El Cid y Jaime I el Conquistador intentaron entrar en ella sin éxito. Serán los Almorávides quienes consigan unirla al reino de Valencia en el siglo XI.

Siglo XII al Siglo XVII

Tras la conquista cristiana de la Zona pasa a ser propiedad del señor navarro Don Pedro Ruiz de Azagra, en 1170. Su familia osténto el gobierno de la ciudad hasta el siglo XIII, cuando el rey de Aragón Pedro III ocupa la ciudad y desposee del señorío a los Azagra. Se dotó a Albarrcín de un fuero semejante al de la ciudad de Teruel.

Pedro IV de Aragón la incorporó a sus dominios en el siglo XIII y su sucesor Juan II le concedió el título de Ciudad. Tras enlaces y alianzas matrimoniales pasara a pertenecer en el siglo XIV, a la corona de Aragón. Será Felipe II quien decide acabar con el foralismo de Albarracín en 1598.

Siglo XIX al Siglo XX

Los franceses entrarán en Albarracín en 1809. Tras la invasión francesa su prospera economía se resiente, desapareciendo gran parte de su industria.

La Guerra Civil española incrementará aún más la decadencia de la zona.

Declaración, Siglo XX

Fue declarada Monumento Nacional en 1961.

Siglo XXI

Actualmente Albarracín es un núcleo de gran actividad industrial, sobre todo maderera y gran desarrollo del sector servicios y turístico.

Declaración, Siglo XXI (2011)

El Boletín Oficial de Aragón del día 30 de mayo de 2011 publica la Orden de 18 de abril de 2011, por la que se delimita el conjunto histórico de Albarracín (Teruel) y su entorno de protección.

  Bibliografía

ALMAGRO, A.; JIMÉNEZ, A.; PONCE DE LEÓN, P. Albarracín: El proceso de restauración de su patrimonio histórico, Fundación Santa María de Albarracín, Albarracín, Teruel, 2005.

MOZOTA, J. P. Albarracín: ciudad histórica y monumental, Ediciones Sicilia, Zaragoza, 1994.

VV.AA. Albarracín, guía de la ciudad, Ed. Ambit, Barcelona, 2001.

VV.AA. Albarracín y los Montes Universales, Colección Rutas CAI - Nº 3 Ed. CAI – PRAMES, Zaragoza, 2003.

Fuente:
www.patrimonioculturaldearagon.es

Oficina Comarcal de Turismo de la Sierra de Albarracín